Fotograma editado de la película "El precio de la verdad".


Stephen Glass (Chicago, 1972) es uno de los paradigmas de mal periodismo, de lo falso que puede llegar a ser esta bella profesión a la que te descuidas. Fue un genial estudiante en su juventud, se formó como periodista en la Universidad de Pensilvania y con tan sólo 23 años ya escribía artículos para el prestigioso semanario de análisis político The New Republic. También consiguió escribir para otras revistas como George, Harper's o Rolling Stone.

Su progresión parecía no tener límites hasta que llegó el fatídico mayo de 1998, en el que publicó un artículo llamado Hack Heaven. En él describía una extraña convención de hackers en la que un joven hacker chantajeaba y doblegaba a una poderosa multinacional de software llamada "Jukt Micronics". Resulta que Adam Penenberg, periodista de Forbes.com, empezó a investigar por su cuenta el misterioso artículo, y tras analizar minuciosamente cada detalle del artículo descubrió que todo era mentira. Lo resumió todo en un articulo titulado: Mentiras, malditas mentiras y ficción. Se desmonta la historia de Glass, su castillo de naipes se tambalea y acaba por desaparecer.

Al principio no reconocía su farsa, se resguardaba tras sus fuentes (ficticias) e incluso construyó la propia web, rápido y corriendo, de la empresa Jukt Micronics. Este cúmulo de mentiras le costó el despido de "The New Republic". Posteriores investigaciones demostraron que 21 de las 40 historias que publicó Glass estaban totalmente o parcialmente inventadas. Se ganó a pulso su apodo de "fabulador en serie".Ahí su carrera como periodista terminó y se dedicó a la abogacía.

Todo se explica en un libro que escribió el propio Glass titulado El Fabulador (2003). También se resume en la película El precio de la verdad (2003) [En inglés: Shattered Glass] de Billy Ray.

El año pasado, 2014, The New Republic lanzó un número celebrando su 100 aniversario. 16 años después, Stephen Glass pidió perdón.

¿Cuál es la función del periodista? ¿Ser veraz o verosímil? Realmente un periodista debe buscar buenas historias, que impacten, que emocionen, que sorprendan... pero sobre todo que estén fundamentadas en la realidad, en la verdad. La realidad es su materia prima. Para contar cuentos ya están los escritores de novelas. Ellos sí que tienen que procurar ser verosímiles. Glass claramente se equivocó de profesión. El periodismo ha perdido credibilidad durante los últimos años por culpa de personas como Glass. Menos mal que se demostró que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Historias como estas se podrían haber evitado si The New Republic hubiese tenido un departamento de fact-checking exigente. Si se hubiese revisado hasta la más pequeña coma.

PAU FLURIACH FERNÁNDEZ
paufluriach@gmail.com



Foto original de Stephen Glass
Foto original de Stephen Glass.






El pasado día 13 de febrero nos visitó a la facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra la exdirectora del "The New York Times" (2011-2014) Jill Abramson. Un día antes falleció el periodista David Carr, distinguido columnista del mismo periódico. Una serie de casualidades que hicieron desafortunadamente más especial aquella conferencia de Jill en viernes 13.

David Carr (Minneapolis 1956 - Nueva York 2015) ha sido y será un ejemplo para todos los que intentamos trabajar en el bello oficio del Periodismo. Sinceramente yo no lo conocía, pero como pasa en muchos casos es en la muerte cuando las personas son más reconocidas.

David Carr tenía una voz ronca muy característica, como la de un vaquero del Far West, pero sobre todo es conocido por desarrollar un valor muy importante para el Periodismo: el "fact-checking" (verificación de hechos). Nunca afirmaba nada sin haberlo comprobado y contrastado con otras fuentes. Un valor que no debe perderse nunca, es lo que diferencia el buen periodismo del pseudoperiodismo.

Hasta tal punto corroboraba los hechos que hasta se investigó a sí mismo. Puso en duda su propia vida y llevó a cabo una investigación que dejó impresa en el libro: "The Night of the Gun" (2008). (PÁGINA WEB DEL LIBRO). En él indaga sobre una parte de su vida que estuvo sumergida en un mar de humo materializado por las drogas y el alcohol. Como sus recuerdos son borrosos no se fía ni de su propia versión y empieza a contrastar fuentes. Entrevistas a novias, camellos y compinches de farra; consulta archivos como si fuese el caso "Watergate". Admirable.

También aparece en el documental "Page One: Inside The New York Times" (2011) (VER TRAILER) en el que se convirtió en figura pública mientras se mostraban las entrañas de uno de los mejores periódicos del mundo. 

La vida de este periodista demuestra que el Periodismo sigue vivo y con buena salud.


Y con motivo del día de San Valentín hoy toca ponernos románticos. La marca francesa de relojes y joyas Cartier nos presenta un vídeo en el que se mezclan tres historias de amor. Tres propuestas de matrimonio en tres espacios distintos: un ascensor, un museo y un aeropuerto.
Todo muy francés, muy elegante, muy sutil, muy romántico. Es un spot en el que el gran protagonista es el anillo... quizá un poco fantasioso. Pero a todos nos gusta soñar.





PAU FERNÁNDEZ FLURIACH
pauff11@gmail.com



Mercedes-Benz ha lanzado un spot para televisión en el que el cocinero de moda David Muñoz acapara todos los focos. 

El dueño del restaurante "DiverXO", con tres estrellas michelín, nos habla del verdadero significado de una "estrella". Hay una especie de monólogo muy serio, que está muy de moda últimamente en los anuncios de tv. Ahí se hace un paralelismo entre la estrella michelín y el símbolo de Mercedes. Y el toque de humor del desenlace del anuncio es genial. Como dice la frase final: "Una estrella no significa nada. Hasta que te la quitan". La interpretación de David Muñoz no es muy buena, pero el anuncio funciona.

Además, Mercedes-Benz aprovecha el tirón que está teniendo la gastronomía últimamente en este país. Más programas de cocina como Masterchef o Pesadilla en la cocina; los chefs cada vez provocan más notoriedad y cada vez, influyen más en la vida pública. Nombres como Alberto Chicote, los hermanos Roca, Ferrán Adriá, Jordi Cruz, Juan Mari Arzak, David Muñoz... empiezan a sonar cada vez más entre la población. 

Hay que destacar que David Muñoz salió en "Viajando con Chester" de Risto Mejide, ha sido el embajador turístico de la Comunidad de Madrid en 2014... ya es un personaje público con bastante tirón.

Gran análisis de la población y sus gustos por parte de Mercedes; y un gran ejemplo de cómo hacer un anuncio sin mostrar NADA de tu producto. Sólo el símbolo: la estrella.



"Natural en todos los sentidos..." es el eslogan del nuevo spot televisivo de Argal, que pretende vender su nuevo embutido Argal Bonnatur. 

Lo más destacable de este anuncio es su sensorialidad. En el sonido, el olor, el tacto, la vista, el sabor. Se centra en los pequeños detalles, en los sonidos más sutiles de la leche al fluir, de la fruta al romperse, de las nueces cuando chocan entre ellas... sonidos con una idea común: nos son familiares. Están relacionados con nuestra infancia y nos traslada a una situación de comodidad, de placer, de estar como en casa.
Toda esta estrategia audiovisual está enfocada hacia la idea de lo natural, lo genuino, lo que es nuestro, lo que es parte esencial de nosotros mismos.

Buena estrategia de Argal. Todo un monumento a los sentidos, que me recuerda mucho a la película "El perfume".  Planos detalle y un sonido exquisito.

PAU FERNÁNDEZ FLURIACH

pauff11@gmail.com


La cerveza donostiarra "Keler" sacó en octubre de 2014 un spot que es un monumento a la cultura de su ciudad. Un monólogo pronunciado por el maestro cocinero Juan Mari Arzak (3 estrellas michelín) que bien podría referirse a él mismo o a la cerveza Keler. Todo está plagado de imágenes típicas de San Sebastián. Un verdadero lujo para los que amamos a esta ciudad y a su gente.

No hace falta banda sonora, con sólo la voz es suficiente. Disfrutad.



Nací en Donosti.


Y si volviera a nacer, volvería a hacerlo en Donosti.

Todos tenemos una casa. Y la mía es ésta.

He roto algunas reglas y unos cuantos corazones.


Y no, no tengo cara de no haber roto nunca un plato.

No soy de ni unos ni de otros.


Yo soy yo y estoy bien en todas partes.

En las mesas más elegantes y en las tascas más canallas.

He comido con estrellas, granujas, amantes, amigos e incluso desconocidos.


Han reconocido mi sabor en medio mundo,

pero soy más feliz cuando hago feliz a los de al lado.

Hay muchas personas que no voy a olvidar.


Muchos momentos que no quiero borrar.

Los risas, los amigos, las canciones, las noches de verano.

Y todos los besos robados.

No sé, Quizá no sea para todo el mundo.


Pero bueno, el que me quiere,

Me quiere para siempre.


PAU FERNÁNDEZ FLURIACH


pauff11@gmail.com




En junio de 2014 el RCD Espanyol, equipo de fútbol de Primera división,  lanzó una campaña publicitaria llamada "Maravillosa Minoría". Se mostraron carteles, vallas y autobuses por toda Barcelona.


Algunos carteles aparte de llevar el eslogan contenían un pequeño texto, que es el que se puede ver en la fotografía. Dice en catalán: "Rars. Bojos. Il·lògics. Imprescrindibles." (Raros. Locos. Ilógicos. Imprescindibles.)

La retórica como maestra
Antes de todo me gustaría pasar la lupa por la forma. En la retórica clásica se hubiese recomendado usar un tricolon (un conjunto de tres unidades lingüísticas colocadas de forma sucesiva). Este recurso lo han gastado hasta la saciedad los grandes maestros de la oratoria. Desde el emperador Julio César con su "Veni, vidi, vici" hasta Winston Churchill con su "sangre, sudor y lágrimas". Tres elementos para que sea fácil de recordar. Es curioso que en esta campaña se usen cuatro elementos, en vez de tres. 

Los tres elementos ocupan una línea formando un tricolon, mientras que el cuarto elemento (Imprescindibles) está colocado en una segunda línea a modo de sentencia, de conclusión. Para demostrar esta partición sólo hay que analizar el contenido de los elementos. Los tres primeros tienen una connotación negativa (Raros, Locos, ilógicos), mientras que el cuarto tiene una connotación positiva (imprescrindibles). 

Un tricolon perfecto
Retóricamente todavía se puede mejorar más. Para que su efecto persuasivo aumente el tricolon debe jugar con las sílabas de manera creciente. Es decir, la primera palabra debe tener una sílaba, la segunda palabra dos y la tercera tres. Y aquí se cumple.
Rars= 1; Bojos=2; Il·lògics=3.
Así queda demostrado que para esta campaña ha habido un claro estudio de la retórica clásica. Es un tricolon perfecto.

El orgullo de ser diferente
El concepto de la campaña es original. Es el orgullo de ser una minoría. Está claro que en Barcelona conviven dos equipos muy distintos. FC Barcelona y RCD Espanyol. Uno tiene seguidores por todo el planeta, mientras que el otro tiene que luchar contra esa hegemonía.
Un equipo modesto, pequeño, con pocos recursos... es de locos ser de ese equipo. No tiene lógica. Es el orgullo de ir contracorriente. ¿Quién no se ha sentido orgulloso de sus propias rarezas? En el fondo nos gusta llamar la atención y salir de lo establecido.Es algo que tenemos todos los seres humanos en nuestro interior, y esta campaña lo ha detectado y explotado. 


Spot de "Maravillosa Minoría"

PAU FERNÁNDEZ FLURIACH
pauff11@gmail.com

© 2017 | Pau Fluriach Fernández - All Right Reserved. Con la tecnología de Blogger.

Más noticias

Google+ Badge